Alza en los precios pega a las familias

Baja California fue la segunda entidad en el país con mayor inflación, según el Inegi

Tijuana.-Para Julia Martínez Aguilera, ama de casa y madre de una bebé, este 2021 ha iniciado complicado con el aumento de los precios.

La mujer de 29 años, ha visto como un producto tan básico como la leche de fórmula, pasó de 570 a 610 pesos, afectando casi de forma inmediata su economía.

Para hacer frente al alza de los costos, dice que al momento de ir al súper mercado, compra lo más posible y así no verse sorprendida luego por el incremento de costos.

“Veo que de un día para otro si están subiendo las cosas, prefiero comprar por mucho y que me dure de 15 días a un mes el mandado, como solo somos mi esposo y la niña”, comentó.

Señala que la gasolina la ve más cara y de la carne prefiere no hablar, porque por el precio, ha preferido dejar de consumirla.

De acuerdo Martínez Aguilera, es necesario que el gobierno atienda el problema y vea por el grueso de la población que se ve perjudicada, antes que preocuparse por invertir en cosas innecesarias.

“Para que yo sienta que hacen algo bien con los impuestos que todos damos, deberían darlo a los enfermos, niños y familias con necesidad, apoyo a la educación y educadores”, manifestó.

Según el más reciente Índice Nacional de Precios al Consumidor del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), Baja California fue la segunda entidad del país con mayor inflación, con una variación mensual de 1.12%.

Productos como el limón, registraron un incremento de hasta 22% en su valor, así como la papa y el plátano, que subieron 15 y 11%, respectivamente.

El alza se ve reflejada también en la gasolina, que semana tras semana sube, alcanzando ya la premium un promedio de 20.80 pesos por litro, de acuerdo al monitoreo de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).
Ante el aumento en el precio de los insumos, el precio del kilo de tortilla se disparó hasta 20 pesos en Tijuana, según la Cámara Nacional de Pequeño Comercio (Canacope), que estima que el kilo tiene un valor superior.

“Hacer un kilo de tortilla nos cuesta 17.38 pesos y lo vendemos en 20 pesos, nuestro margen de utilidad es de apenas 14%; pensamos que debería costar unos 23 pesos el kilo para poder tener un margen desahogado, pero nos hemos frenado por la situación de la pandemia”, decía la dirigente del organismo, Gina Villalobos.