Canciones de cuna: ¿Qué son y por qué son importantes para el desarrollo en niños?

Las canciones de cuna se integran en el género de la poesía, forman parte de la tradición oral de casi todas las culturas del mundo. Son reconocidas como entonaciones breves, destinadas originalmente para facilitar el sueño de los más pequeños, aun cuando no tengan intención de dormir

El Heraldo Kids y Verónica Sandoval, responsable de Programas Especiales en IBBY México te cuentan un poco sobre la importancia de esta práctica en casa, una tradición que funge como un primer enlace hacia la palabra escrita y sobre todo, con los libros. Recuerda que las canciones de cuna no sólo se utilizan para arrullar, también representan el primer contacto con la literatura.

El proceso de compartir estas melodías, nanas o arrullos no solo brinda la posibilidad de que los más pequeños tengan este primer encuentro con la palabra escrita de manera oral, posteriormente serán reencontradas en los libros dirigidos a bebés. También, son retomadas en la educación básica inicial y sirven para fortalecer el vínculo afectivo entre el adulto y los pequeños más cercanos a ellos, ya sea hijos, sobrinos, nietos o niños a nuestro cuidado.

La poesía infantil cuenta con características propias, tanto en su forma como en su contenido, cumple una función social de gran importancia en todas las culturas. Y aunque en ocasiones se conoce la misma canción en diferentes países, la apropiación de ésta dependerá de la región de cada comunidad, incluso, la entonación cambia cada región o cultura. Todas las canciones contienen una métrica muy variada, predominando las estrofas de cuatro versos, aunque también los hay de seis.

Las características de cada una de estas melodías son ideales para ser acompañadas con el mecer de los brazos o el vaivén de la cuna, hasta convertirse en un proceso hipnótico que sostiene a madre y niño, tal como lo menciona el poeta infantil Gabriel Celaya (1911-1991)

Aunque las canciones de cuna forman parte de la tradición popular, muchas editoriales se han dado a la tarea de recolectar estas poesías, integrando a países, culturas y tradiciones en diversas publicaciones.

Te compartimos un pequeño listado sobre publicaciones relacionadas con estas melodías que endulzan el oído de nuestros peques:

  • Canciones del colibrí, Mariana Ruiz Johnson, Ediciones Castillo.
  • Riqui riqui, riqui ran: canciones para jugar y bailar, Colección Clave de sol, Editorial Ekaré.
  • Duerme negrito, Paloma Valdivia, Fondo de Cultura Económica.
  • Canciones y cuentos de cuna para cantar y contar antes de ir a dormir, Elsa Bormeman, Loqueleo.
  • Buenas noches luna, Margaret Brown, Corimbo.
  • El conejo en la luna, Emilio Lome, Océano travesía.
  • Frutas, Antonio Rubio y Óscar Villán, Kalandraka, Colección: de la cuna a la luna.
  • Nariz naricita, Mar Venegas, Combel, Colección: la cereza
  • Rondas, Canciones de cuna, Poemas de la madre, Gabriela Mistral, IberLibro

Recordemos que las palabras tienen un mayor significado cuando las leemos o las narramos, lo importante es compartirlas con aquellos a quienes queremos.