El origen caníbal del pozole

El pozole, es uno de los platillos típicos de México, es una sopa tradicional mexicana hecha a base de granos de maíz nixtamalizados, comúnmente de la variedad cacahuazintle, al que se agregan carnes (de pollo, res o cerdo), verduras y especias muy variadas; como buenos mexicanos, el pozole más conocido es el rojo, blanco y verde pero existen más de 20 variedades de pozole.

El pozole, no es sólo un platillo favorito del mes de septiembre, se disfruta durante todo el año. Recientemente el IMSS señaló que es un plato muy saludable al tener granos, verduras y proteína.

Según historiadores, este típico platillo se preparaba sólo para la realeza y la clase noble, formaba parate de un ritual y se preparaba con carne humana. El proceso de preparación era muy largo y complicado ya que al ser parte de un ritual, la ceremonia comenzaba sacrificando a los presos de guerra para honrar a los dioses y sólo se tomaba la carne del muslo derecho para el plato de Moctezuma, el resto de la carne, era para quienes ayudaban a preparar la sopa.

Libros como «Sabor que somos» de Juan Carlos Núñez, «Historia verdadera de la nueva España» de Bernal Días del Castillo, y «Bueno para comer» de Marvin Harris, señalan que el canibalismo era algo común de los guerreros y se les daba para motivarlos a defender a su pueblo, además en ese entonces era muy difícil domesticar y criar a los animales para la alimentación. Lo que cambió con la llegada de los españoles quienes trajeron animales domesticados y pusieron fin al canibalismo.