Evoluciona el home office

Las constantes olas de coronavirus y sus variantes han llevado al trabajo en casa a otro nivel. Las grandes tecnológicas han apostado por desarrollar mejoras para este mercado con alta demanda; el objetivo es modernizar la calidad de las reuniones con realidad virtual, debido a que las empresas mundiales apuestan por la flexibilidad. 

Con un costo de hasta siete mil dólares, Google puso a disposición los Series one room kits que permite que haya juntas de trabajo mezclando la presencia en físico y virtual, el kit consiste en cámaras inteligentes, micrófonos, barras de audio y un sistema de computación para modernizar las reuniones.

DETROIT. Empleados siguen trabajando y oficinas están cerradas. Foto: AP

En tanto, Facebook lanzó hace un mes Horizon Work-rooms, funciona con los lentes Oculus, el cual hace que los participantes en las reuniones virtuales tengan un avatar, con controladores touch, incluso se puede escribir en un pizarrón virtual. Con lentes puede haber 16 personas en reunión, y sin ellos, hasta 32.

Para Rhiannon Payne, autora del libro La era del trabajo remoto, tal como las computadoras portátiles y los teléfonos inteligentes se vincularon a la vida de oficina, lo mismo ocurrirá con la realidad virtual.

La Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios Españoles apunta a que con el modelo de trabajo remoto la productividad aumentó entre 20 y 25% en los oficinistas.

De acuerdo con un informe de Gartner, consultora y empresa de investigación de las tecnologías de la información, 74% de las empresas en Estados Unidos considera tener puestos de teletrabajo permanente.

No obstante, expertos señalan que la forma de trabajo debe evolucionar y no sólo adaptar las actividades de oficina a casa, si no que se necesita un cambio de filosofía al interior de las empresas.

En EU, que está batallando para poder llenar las plazas laborales, los oficinistas que regresan al trabajo presencial reclaman el tiempo perdido en desplazamientos y las horas pico de tráfico.

The Washington Post reporta que los trabajadores estadounidenses se niegan a volver a la normalidad prepandemia, algunos han dejado los automóviles y usan bicicletas o scooters para ir a su empleo.

Trabajadores han señalado que no extrañan los desplazamientos diarios y que aprovechan para pasar tiempo con sus hijos, el ahorro en gasolina y estacionamiento es utilizado para pagar deudas, cursos en línea o atención médica.

«No voy a viajar, gastar dinero en gasolina y estacionamiento, estresarme y perder tiempo con mi familia sólo para hacer lo que podría hacer con la misma eficacia en casa», declaró Zenita Wickham Hurley, abogada de derechos civiles del procurador general de la Oficina Maryland al diario estadounidense.