Garantiza IMSS atención integral a pacientes con COVID-19 y dengue

Sergio Gutiérrez Hernández, especialista del Hospital de Infectología del Centro Médico Nacional (CMN) La Raza, señaló que en esta época de lluvias existe un alto riesgo de contraer los virus del COVID-19 y dengue al mismo tiempo, cuyos virus provocan síntomas similares como fiebre, dolores musculares, de cabeza, garganta y en los ojos, para los cuales el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) cuenta con protocolos de atención integral a fin de garantizar a los pacientes con estos padecimientos infecciosos un diagnóstico, tratamiento y seguimiento a su enfermedad.

El Dr. Gutiérrez explicó que los padecimientos virales pueden ocurrir de forma simultánea e incrementar el riesgo de desarrollar complicaciones, respiratorias en el caso del virus del SARS-CoV-2, y/o circulatorias si se trata del dengue, agravar el estado de pacientes susceptibles, con colapso del sistema circulatorio, falla de diferentes órganos y en conjunto provocar la muerte.

El médico infectólogo abundó que a los pacientes con coronavirus se les otorga tratamiento antiinflamatorio con esteroides, y se les hospitaliza cuando requieren oxígeno o tienen factores de riesgo para evolución desfavorable.

Los afectados por dengue requieren hospitalización cuando tienen signos de alarma: dolor abdominal intenso, vómito persistente y evidencia clínica de acumulación de líquidos, hemorragia activa en mucosas, alteraciones neurológicas o de alerta, como letargia o inquietud; e insuficiencia hepática.

Gutiérrez Hernández agregó que menores de edad o pacientes con un evento previo de dengue también necesitan vigilancia hospitalaria, por el riesgo de desarrollar choque, la forma grave de la enfermedad.

Por su parte, la epidemióloga Mónica Rivera Mahey, coordinadora del Programa Médicos, subrayó que los síntomas de COVID-19 van de leves, como resfriado común o secreción nasal, a graves, con tos, fiebre muy alta y dificultad respiratoria que se complica hasta iniciar síntomas de neumonía, lo cual requiere tratamiento ambulatorio u hospitalización.

Expuso que algunas personas llegan a ser asintomáticas y sólo se percatan que tienen la enfermedad por la pérdida del olfato o gusto, en otros casos se presenta dificultad respiratoria repentina, lo que hace urgente vigilar la oxigenación de pulmones y debe ser atendida médicamente, además de verificar si es diabética, hipertensa o tiene obesidad.

En cuanto al dengue, la doctora Rivera indicó que se sospecha de una persona con el virus cuando presenta fiebre, dolor de cabeza muy agudo o intenso, sangrado por nariz o al momento de orinar, lo que se considera grave y amerita atención de urgencia.

La especialista adscrita a la División de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmisibles del IMSS reiteró la recomendación de no acumular agua en recipientes sin tapadera para evitar criaderos del mosquito transmisor de dengue en zonas tropicales o subtropicales.

Indicó asimismo que en los lugares donde es época de lluvias no se debe salir al final de la tarde ni al iniciar la mañana, porque hay más presencia de este vector, evitar la ropa oscura, perfumes u olores muy fuertes; utilizar repelente corporal todo el tiempo que se está expuesto en lugares donde hay mosquitos; y por la noche usar mallas protectoras.

Subrayó el llamado a la población para que mantenga las medidas sanitarias contra el COVID-19: uso de cubrebocas, higiene de manos con agua y jabón o con alcohol en gel, sana distancia, no acudir a reuniones numerosas.