Por accidente, papá mató de un disparo a su hija de 11 años mientras cazaban en Texas

Un viaje de caza tras celebrar el Día de Acción de Gracias terminó en tragedia, cuando un hombre disparó por accidente a su hija de 11 años. Los hechos ocurrieron el pasado sábado 27 de noviembre, cuando una familia del este de Texas, Estados Unidos, salió a una zona boscosa del estado, relataron medios locales.

El padre disparó accidentalmente con un rifle de alta potencia a su hija Daisy Grace Lynn George, quien quedó mal herida. Testigos llamaron inmediatamente al 911 para pedir el apoyo de los servicios de emergencia, por lo que al lugar, ubicado entre las carreteras texanas de Young y Hickey, llegaron policías y paramédicos.

Ahí encontraron a la pequeña de 11 años con una herida de bala que amenazaba su vida y por ello solicitaron trasladarla en un helicóptero médico lo más pronto posible, sin embargo, medios señalan que éste no pudo llegar debido a que las condiciones climáticas eran malas.

Entonces, Daisy fue llevada de emergencia al Centro Médico Christus Good Shepherd, en Longview, a unos 20 kilómetros del bosque donde ocurrió el accidente, no obstante, perdió la vida debido a la gravedad de sus lesiones. Las autoridades locales ya iniciaron una investigación pero hasta ahora no se sabe si el papá de la niña tiene algún cargo en contra por la muerte accidental de su pequeña hija.

Rinden homenajes a Daisy

La policía del condado de Harrison lamentó los hechos y extendió sus condolencias a la familia de la niña sde 11 años. «Cada que un joven pierde la vida, es trágico para todos los involucrados», se lee en un comunicado.

La joven víctima estudiaba sexto grado en la Hallsville Junior High School de Texas. Cuando se supo sobre su lamentable muerte, las autoridades escolares pidieron al personal y alumnos que este lunes acudieran a clases vestidos de púrpura, el color favorito de Daisy Grace.

En tanto, su familia abrió una página de recaudación de fondos en GoFundMe, para podear costear los gastos del funeral. Ahí, una mujer identificada como Deborah George describió a la pequeña como una persona que siempre se esforzaba por levantarle el ánimo a los demás y que amaba la aventura y el aire libre.