2022, un nuevo año y los mismos problemas

No ven estrategia clara en seguridad, la migración recrudece y los conflictos internos entre gobiernos de Morena continúan

Los primeros días de este 2022 siguen siendo de incertidumbre principalmente por la pandemia de coronavirus y la nueva variante Ómicron que ya llegó al estado.

Sin embargo, esta crisis de salud mundial no paralizó los problemas que nos aquejan como comunidad fronteriza.

En un repaso de los acontecimientos relevantes de este 2021 en materia de seguridad pública, migración y política, tratamos de entender que pasó, por qué y las expectativas para este 2022, apoyados con expertos en cada materia.

Fue un año electoral que arrancó las campañas proselitistas en semaforo epidemiológico de color rojo, aunque poco a poco se fueron reduciendo las restricciones, hasta el día de la votación.

El partido Morena postuló a Marina del Pilar Ávila Olmeda, quien se convertiría en la primera mujer en gobernar Baja California y el partido se llevó nuevamente todos los cargos populares: alcaldías, diputaciones federales y locales.

Con menos restricciones también se reactivaron los flujos migratorios desde varias partes del mundo, particularmente de Haití, Centroamérica y los estados mexicanos de Michoacán y Guerrero, desplazados a esta frontera por la violencia y pobreza en sus lugares de origen.

Y hablando de violencia, la reducción de actividades por la pandemia no influyó para reducir la incidencia delictiva, salvo en algunos cuantos delitos.

Seguimos siendo de los estados con más homicidios y narcomenudeo, y un aumento cosiderable en trata de personas, feminicidios y violencia familiar, según el Observatorio Nacional Ciudadano.

CONTINUARÁ PELEA INTERNA EN MORENA POR LA AUSENCIA DE OPOSICIÓN

Por tercera elección consecutiva en Baja California, Morena ganó todos los cargos a elección popular tanto federal como estatal, y por segunda ocasión la gubernatura.

Pero Baja California se posicionó otra vez como uno de los estados con mayor abstencionismo y el triunfo no le ha servido al partido gobernante para mantener a la militancia unida a pesar de no enfrentar oposición.

Esta vez solo votó 38.5% de la población registrada en lista nominal, y de este total 48% de los votos fue para la candidata de Morena.

Para el analista José Carlos de Arcos, la disputa interna de los gobiernos de Morena es por la debilidad de los partidos opositores, casi nula porque no tienen poder numérico para revocar o proponer iniciativas.

“La oposición es meramente testimonial, en la práctica la oposición no puede frenar una reforma de ley, en los acuerdos de los cabildos”’, dijo.

“Dada la debilidad que tienen los partidos que perdieron, entonces la disputa por el poder es entre los mismos miembros del partido gobernante”, agregó.