Combatientes entran a infiernos forestales; quemas crecieron 24% en 2021, respecto de 2020

Los brigadistas trabajan en condiciones extremas, pues se enfrentan a altas temperaturas y el humo dificulta la respiración y la visión

Un incendio forestal es para un combatiente como entrar al infierno; el calor cala hasta los huesos, el humo dificulta respirar, pronto aparece el cansancio y la deshidratación, la visibilidad es casi nula por el humo y el temor a lo desconocido siempre está presente.

Según estadísticas de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), en 2021 hubo siete mil 337 incendios en las 32 entidades, lo que representó un incremento de 24% con respecto de 2020.

Para este año se espera una temporada crítica debido al fenómeno de La Niña, que se caracteriza por presentar temperaturas por arriba de lo normal y lluvias por debajo de la media histórica, reconoció Rosalba Hernández Martínez, directora general de Medio Ambiente, Desarrollo Sustentable y Desarrollo Económico de la alcaldía Tlalpan.

“Hay años en que las condiciones climatológicas y de estiaje se prestan para que los incendios sean más catastróficos y consuman, por ende, muchas más hectáreas”, explicó.

El año pasado, la CDMX concentró 12.21% del total de incendios forestales en el país, es decir, 896 siniestros.

Tlalpan, junto con Xochimilco y Milpa Alta, fueron las alcaldías más afectadas debido a que cuentan con el mayor número de áreas de conservación.

“Somos la principal alcaldía con área natural protegida y la que mayores servicios ambientales presta; en Tlalpan todavía hay recarga de acuíferos, tenemos ríos pequeños, ojos de agua que se infiltran en los bosques”, señaló Hernández Martínez.

Trabajo duro

Anastasia Adriana Martínez Rodríguez, con indicativo Harris 1, es combatiente forestal desde hace nueve años.

Bióloga de profesión, comenzó a laborar hace 15 años como educadora ambiental, pero su gusto por la adrenalina la llevó a capacitarse como técnica en manejo del fuego.

“Lo más difícil de mi trabajo es llegar a un terreno que no conoces”, comentó.

Juan Carlos Osnaya, con indicativo Harris 3, es un experimentado combatiente forestal que después de 20 años, ya es instructor y candidato a viajar a Canadá para hacer frente a los incendios en el norte del continente.

“Es una actividad muy pesada, un compañero me comentaba que nuestra actividad se equipara con el esfuerzo que realiza un jugador de futbol americano, ya que el trabajo que se desarrolla aquí es muy pesado, cargar el equipo, estar trabajando en condiciones extremas de calor, viento, topografía, demanda una gran resistencia física”, dijo.

Anastasia y Juan Carlos están adscritos a la alcaldía Tlalpan, específicamente al Parque Ecológico de la CDMX en la zona del Ajusco, donde por su labor ponen en riesgo su vida.

Estadísticas de la Conafor establecen que en 2021, seis combatientes forestales murieron y 43 resultaron lesionados en el país. Los decesos se registraron en Jalisco (1), Estado de México (1), Michoacán (3) y Puebla (1).

El mayor número de heridos se dio en Jalisco, con 25, seguido por Morelos, con cuatro, y Chihuahua, con tres.

“Compañeros míos no han muerto afortunadamente, pero en el tiempo que llevan las brigadas en la Ciudad de México, sí ha habido fallecidos”, lamentó Martínez.

Por su parte, Osnaya destacó que la familia y los seres queridos son los que más sufren cuando deben cumplir con su deber y acuden a combatir un incendio.

“Se preocupan mucho, pero confían en nosotros, porque tenemos muchos años trabajando, conocemos el área y nos hemos capacitado para evitar algún incidente”, subrayó.